foto1
foto1
foto1
foto1
foto1

Revista IES La Granja

Hecha por y para los alumnos

Formulario de acceso

Calendario de eventos

Diciembre 2017
L M X J V S D
27 28 29 30 1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

 

14238323816249

 

 

No se en que momento este proyecto de revista del alumnado llegó a asentarse en mi cabeza como un posible punto sobre el que divagar un viernes por la noche, pero lo ha hecho. Nos han pedido escribir algo profundo, dejarnos de hechos superficiales y meras actividades del centro y opinar, hablar sobre temas mas complejos, desnudar nuestras mentes ante un público muy reservado de lectores. No fueron pocos los post it que comenzaron a amontonarse sobre la pizarra blanca, con diversas temáticas en boca de todos, bullying, burocracia, estereotipos... Temas sobre los que poder hablar, nos importe o no su trascendencia, temas que ahora son importantes y sobre los que deberiamls poder opinar. Yo mismo redacté un reportaje sobre el vudú. Sin embargo no ha sido hasta el viernes por la noche cuando de verdad he encontrado algo sobre lo que hablar algo más que palabras con una su puerta fuerza inexistente. La película "hombres, mujeres y niños" plantea muchos de estos temas que esta ahora en boca de todos, el sexo, internet, redes sociales... Para llegar a una conclusión bastante fuera de los límites, para llegar a no responder a ninguna de esas cuestiones. Podría divagar sobre las palabras de Carl Sagan sobre las que se sustenta la película, podría fingir que tengo una opinión solida que merece ser escrita. Pero ni la tengo ni pretendo llenar esto de verborrea sin fundamento. Sin embargo espero que todo esto sirva como preámbulo para introducir esas palabras del astrónomo, que servirán como sustituto de esa desnudez que me pedían, en esos momentos en los que no sabría ni como clasificar la ropa. 

 

 

 

 

"Echemos otro vistazo a ese puntito. Ahí está. Es nuestro hogar. Somos nosotros. Sobre él ha transcurrido y transcurre la vida de todas las personas a las que queremos, la gente que conocemos o de la que hemos oído hablar y, en definitiva, de todo aquel que ha existido. En ella conviven nuestra alegría y nuestro sufrimiento, miles de religiones, ideologías y doctrinas económicas, cazadores y forrajeadores, héroes y cobardes, creadores y destructores de civilización, reyes y campesinos, jóvenes parejas de enamorados, madres y padres, esperanzadores infantes, inventores y exploradores, profesores de ética, políticos corruptos, superstars, «líderes supremos», santos y pecadores de toda la historia de nuestra especie han vivido ahí… sobre una mota de polvo suspendida en un haz de luz solar.

La Tierra constituye sólo una pequeña fase en medio de la vasta arena cósmica. Pensemos en los ríos de sangre derramada por tantos generales y emperadores con el único fin de convertirse, tras alcanzar el triunfo y la gloria, en dueños momentáneos de una fracción del puntito. Pensemos en las interminables crueldades infligidas por los habitantes de un rincón de ese pixel a los moradores de algún otro rincón, en tantos malentendidos, en la avidez por matarse unos a otros, en el fervor de sus odios.

Nuestros posicionamientos, la importancia que nos auto atribuimos, nuestra errónea creencia de que ocupamos una posición privilegiada en el universo son puestos en tela de juicio por ese pequeño punto de pálida luz. Nuestro planeta no es más que una solitaria mota de polvo en la gran envoltura de la oscuridad cósmica. Y en nuestra oscuridad, en medio de esa inmensidad, no hay ningún indicio de que vaya a llegar ayuda de algún lugar capaz de salvarnos de nosotros mismos.

La Tierra es el único mundo hasta hoy conocido que alberga vida. No existe otro lugar adonde pueda emigrar nuestra especie, al menos en un futuro próximo. Sí es posible visitar otros mundos, pero no lo es establecernos en ellos. Nos guste o no, la Tierra es por el momento nuestro único hábitat.

Se ha dicho en ocasiones que la astronomía es una experiencia humillante y que imprime carácter. Quizá no haya mejor demostración de la locura de la vanidad humana que esa imagen a distancia de nuestro minúsculo mundo. En mi opinión, subraya nuestra responsabilidad en cuanto a que debemos tratarnos mejor unos a otros, y preservar y amar nuestro punto azul pálido, el único hogar que conocemos."

Carl Sagan

 

2017 Copyright    I.E.S. "La Granja"    Rights Reserved